Saltar al contenido
La Cocina de Carbón

Huesos de Santo | Receta para Todos los Santos | Videoreceta

Hoy os traigo un dulce tradicional al que yo le tengo muchísimo cariño. Os voy a confesar que soy de esa generación que nació y creció sin Halloween, eso solo lo veíamos en las pelis americanas y lo mirábamos con cierta curiosidad.
Cuando yo era niña sólo existía la festividad de Todos los Santos y aparte de las visitas a los cementerios que yo no entendía muy bien, en aquella época de inocencia, lo que más me gustaba era ir con mi abuela al centro de Avilés y ver esas confiterías con los escaparates llenos de huesos de santo. Ese dulce aparte de que me volvía loca (no es ningún secreto que soy una golosa) me despertaba mucha curiosidad por como hacerlos.
La primera vez que quise ponerme manos a la obra, empece a leer un montón de libros de cocina y las recetas me parecían una locura, que si puré de patata, que si almibares a punto de aquí y de allá…pero no me rendí y encontré un libro muy antiguo en casa de mi madre que es muy fácil de hacer y qué os confieso me salió al primer intento, así que no quiero excusas para que no lo intentéis. ¿qué os parece?¿nos ponemos manos a la obra?

Ingredientes

Mazapán

250 gr de almendra molida
250 gr de azúcar glas
1 o 2 claras de huevo

Relleno

50 gr de almendra molida
4 cucharaditas de azúcar
Un chorrito de Brandy, Whisky o nuestro licor favorito
1 yema de huevo

Glaseado

5 cucharadas de azúcar glas
Un chorrito de limón
Agua

Elaboración

Mezclamos en una fuente las almendras y el azúcar glas, batimos un poco las claras con un tenedor y se van agregando poco a poco, amasándolo, hasta que se consigue una masa fina que no se pegue a las manos y que se se pueda extender fácilmente con el rollo sin pegarse; entonces formamos una bola y dejamos reposar media hora.

Mientras en un cuenco ponemos las almendras molidas del relleno, las cuatro cucharaditas de azúcar, el licor y la yemas. Mezclamos hasta formar una pasta espesa y jugosa. Llenamos una manga pastelera con la mezcla y reservamos.

Pasada la media hora de reposo, espolvoreamos una superficie de trabajo con azúcar glas y estiramos la masa de mazapán, se cortan cuadros de unos 6 cm, marcamos los surcos con un rodillo de cocina especial ( y si no lo tenemos, lo dejamos liso). Con ayuda de un palo de “Chupa Chups” o de hacer Cake Pops enrollamos. sellamos y reservamos.

Rellenamos con la manga pastelera los canutillos de mazapán con el relleno.

En un cuenco ponemos cinco cucharadas de azúcar glas, un chorrito de limón y vamos añadiendo agua hasta conseguir un almíbar semi líquido.Bañamos uno a uno los huesos de santo , escurrimos y dejamos secar de un día para otro.

Y ya tenemos nuestros huesos listos para merendar.

Pulsa en la imagen si quieres ver el vídeo

Share this...
Print this pagePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter